Recomendaciones para huéspedes

  • Ven a conocernos junto a tu peludo antes de dejarlo en guardería, así tendremos juntos una primera toma de contacto que favorecerá una correcta y rápida adaptación. (De lunes a viernes bajo cita previa)
  • Si tu perro nunca se ha quedado en una guardería o residencia te recomendamos que lo traigas un par de días en servicio de guardería de día con el objetivo de que se familiarice con nosotros y su futura estancia sea lo más placentera posible.
  • Trae su cama o una manta que tenga su olor para que lo tenga de referencia y se sienta como en casa.
  • Si es la primera vez que tu perro se queda con nosotros o bien es un perro muy enérgico te recomendamos traerlo en horario de mañana para que tenga tiempo de adaptarse antes de llegar la noche.
  • Si tu perro precisa tratamiento o algún cuidado especial será importante que nos informes y dejes todo por escrito antes de su entrada.
  • Indica el carácter de tu mascota: su relación con personas y perros (machos o hembras), sus rutinas de alimentación, juego, actividad, si tiene algún trastorno del comportamiento o cualquier dato que pueda sernos de utilidad, piensa que cuanta más información tengamos más fácil nos será cubrir sus necesidades.
  • Nunca corregir ni regañar al perro dentro de nuestras instalaciones, queremos que tenga una asociación positiva por ello si ladra o realiza cualquier otro comportamiento no nos enfadaremos con él. Nosotros sabremos u os indicaremos como actuar.
  • Sin despedidas. Evita despedirte al dejarlo en la guardería, al menos nunca lo hagas de forma efusiva , evitaremos así que genere una expectativa y sufra ansiedad.
  • Al llegar a recoger al perro evita excitarlo y ponerlo nervioso llamándolo por su nombre o empleando voces agudas, vuestra mera presencia ya hará que se excite, la asociación que queremos que tenga del lugar es una asociación tranquila y estable, por lo que no queremos fomentar ni reforzar esa conducta. Podemos saludarlo y acariciarle de forma tranquila, no deberíamos obligarle a saludarnos si no lo desea o no con la misma intensidad que nosotros, recordar que los perros viven el momento y mientras nosotros les hemos echado tanto de menos, ellos sólo se han preocupado de disfrutar de sus vacaciones, así que respeta su espacio y su tiempo.
  • No toques el claxon, hables o llames a los perros a través de la puerta ya que esto los sobreexcita e inquieta. Ayuda a minimizar el estrés que vuestra presencia puede ocasionar.
×