En la educación canina: La magia no existe

por | educación y adiestramiento canino | 0 Comentarios

La magia se la dejamos a los magos, en la educación canina funciona la constancia, la empatía y conocer a al perro

dar a conocer que no hay trucos en la educación canina

Solucionar el problema de un perro, no es corregir a nuestro perro ¡Chiss,Chiss! o dar toques en el costado( como nos han vendido en los programas de televisión).

 

Las fórmulas mágicas o trucos secretos NO EXISTEN.

 

No te fíes de alguien que te venda un método mágico que en tres días te soluciona el problema de tu perro, ya que dudo mucho que lo solucione.

 

En la educación canina se necesita de un proceso, no consiste en sacar una varita y decir las palabras mágicas ¡ Abracadabra pata de perro ! y tendremos un perro educado y sin problemas.

 

Necesita de una constancia, empatía e implicación por parte del tutor para poder conseguir resultados estables a largo plazo, incluso en muchos casos se necesitan unas pautas de mantenimiento durante toda la vida del perro.

 

Bases de la educación canina

Bueno, ahora dejemos los trucos para los magos y vamos a centrarnos en lo que para mi son unas buenas bases en la educación canina.

Entender su lenguaje

Es fundamental conocer el lenguaje de los perros, para saber que nos quieren comunicar y poder comunicarnos con ellos. 

Os imagináis ir a un país nuevo a vivir y no conocer el lenguaje, os aseguro que resultaría frustrante el que no te entendieran y el no poder comunicarte tú.

Por eso dedica tiempo a tener unas bases mínimas de lenguaje canino, verás como la relación con tu perro mejora. Puedes buscar información en internet o comprarte algún libro de comunicación canina. Si te interesa alguno te recomiendo uno muy sencillo, pero que te dará una base en lenguaje canino. El lenguaje de los perros: Las señales de calma, de Turid Rugaas

 

Observa a tu perro

Otra forma de aprender mucho del lenguaje canino y conocer a tu perro es observando a tu perro.

Observa a tu perro cuando vas de paseo con él y fíjate en los comportamientos que realiza, y párate a pensar el porqué los realiza. Observa las interacciones que tiene con otros perros: cuando se saluda, cuando juega, cuando descansa… eso te ayudará a adquirir conocimientos sobre el lenguaje y conocer a tu perro. 

 

El vínculo

Para mí, la piedra angular de una relación sana con el perro. Sin un buen vínculo la relación con tu perro será tensa y complicada.

El vínculo hay que cuidarlo día a día, como si de una relación de pareja se tratase. 

Tienes que compartir momentos de calidad con tu perro, conocer sus gustos y necesidades, ser empático. De todos modos sobre este tema y de cómo construir un buen vínculo hablaremos más adelante en un nuevo post.

 

Conocer las necesidades del perro

Es fundamental conocer las necesidades del perro, para poder cubrirlas y así prevenir que puedan generar problemas o conductas indeseadas.

Muchas de las conductas indeseadas que generan los perros, se dan por que no tienen parte de sus necesidades cubiertas, con lo que son ellos los que tienen que buscar la forma de poder cubrirlas, y te puedo decir que algunas de esas formas seguro que no te gustaran. 

Te dejo por aquí un post sobre las Necesidades básicas del perro y cómo puedes cubrirlas.

 

Socialización

La socialización consiste en el proceso en el que el perro aprende a relacionarse con los de su especie y con la humana. Pero no solo se queda ahí, sino que también aprende a relacionarse con el entorno que le rodea para así poder desenvolverse en él sin problemas.

La socialización debe comenzar desde una edad temprana y continuar con ella durante toda la vida del perro, ya que la sensibilidad puede variar en el perro con los años.

 

Empatizar

Ponerse en el lugar de tu perro es necesario para que puedas comprender cómo se siente y que está produciendo ese sentimiento.

Si el perro se asusta en una determinada situación, debemos empatizar y ponernos en su lugar, ayudándolo a salir de esa situación si fuera posible o ha afrontarla de la mejor manera posible. 

Constancia y respetar tiempos

Hay que tener una constancia en el entrenamiento para poder conseguir unos resultados consistentes. Esto no es trabajar unos días o unos meses, sino que es como una carrera de larga distancia en el que tenemos que estar en movimiento todo el rato.

No quiero decir que estés todo el día haciendo cosas con el perro, necesitáis descansar para no saturaros y poder asimilar las experiencias.

También es necesario respetar los tiempos de aprendizaje, ya que dependiendo de su edad y de cada perro como individuo único tiene unos procesos de asimilación y aprendizaje distintos.

Créeme que las prisas en el aprendizaje no son buenas

Como conclusión, diría que sería conocer al perro, cubrir todos los puntos anteriores para garantizar la felicidad y calidad de vida.

 

Nos vemos la semana que viene.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El envío del presente formulario implica que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad y Protección de Datos.

tres + 7 =

Apúntate a nuestro Newsletter

No te pierdas ninguna novedad en nuestro Blog,
además suscribirse a nuestro boletín, tiene premio.

Pronto regalaremos a todos nuestros suscriptores un Ebook muy interesante.

Post Relacionados:

×