¿Por qué educar al perro cuando no tiene problemas?

por | educación y adiestramiento canino | 0 Comentarios

Aunque cada vez existe mayor conciencia social acerca de porqué es importante educar a un perro aún se dan situaciones o personas que no entienden la necesidad de educar o recurrir a un educador canino si no hay «un problema aparente». Pero ¿Por qué existe aún esa tendencia a pensar que cuando un educador canino está trabajando con un perro es porque tiene algún tipo de problema? ¿Por qué cuesta concebir el hecho de educar al perro cuando no tiene problemas de conducta?

Educar a un perro no consiste en enseñarle a sentarse o tumbarse (que también es necesario) consiste en conocer sus necesidades y enseñarle a convivir en sociedad. (Te puede interesa La educación canina como  la entendemos)

Incluso he llegado a escuchar comentarios como «¿Y qué hacéis con él si solo es un cachorro?» Cómo si porque fuera un cachorro no necesitara educación.

por que educar al perro cuando no tiene problemas

¿Por qué pues educar al perro aún cuando no tiene problemas de conducta?

Si hacemos un símil con los humanos, en concreto con los niños, concebimos llevarlos a la escuela para adquirir ciertos conocimientos mínimos y necesarios para el desarrollo personal durante la vida  adulta y así convivir de forma sana y segura en sociedad.

¿Entonces por qué con los perros hay a quién le cuesta concebirlo de igual forma?

Aunque insisto en que la tendencia está cambiando, hasta hace apenas unos años las familias apenas recurría a los profesionales de la educación y comportamiento canino cuando ya existía algún tipo de problema con el perro que dificultaba la convivencia.

Sin embargo en ocasiones nos gustaría aprender a entender mejor a nuestro perro, querríamos aprender a ser un buen referente para él y querríamos poder tener los conocimientos necesarios para garantizar su bienestar, y on tenemos quizá las estrategias o herramientas necesarias para ello, y es aquí donde el educador canino (o educadora canina :P) entra en juego y desempeña un papel fundamental.

Es decir que podemos recurrir a un profesional de la educación canina no con el fin de solucionar un problema de comportamiento sino con el mero fin de mejorar la convivencia, conocer las necesidades del perro y saber cubrirlas… y en definitiva tener un perro feliz y preparado para la convivencia en sociedad que nos permita disfrutar plenamente de él.

Si bien la educación temprana no va a eliminar al 100% las posibilidades de que el perro sufra algún problema de conducta durante la edad adultas va a reducir mucho las probabilidades de que ocurra y sobre todo y  lo que es más importante, nos va a ayudar a valorar precisamente esos cambios de comportamiento a fin de poder intervenir ante de que se conviertan en un grave problema.

 

Muchos de los problemas que tienen los perros se minimizarían si hubieran tenido una correcta educación en su etapa de cachorro y adolescencia.

 

Tenemos que ser conscientes de que el perro convive en una sociedad de humanos imperada por normas que hacen posible la convivencia en sociedad pero que, por otro lado, y en la mayoría de las ocasiones, no son muy coherentes para los perros. Por lo que deberíamos hacer el esfuerzo de conocer a nuestro perro y sus necesidades para poder cubrirlas

De ahí la importancia de enseñarle a nuestro perro a convivir en sociedad y cubrir sus necesidades como perros, entender su naturaleza y sus sentimientos.

Así que si tienes un cachorro, un perro adolescente o un perro adulto y quieres mejorar la convivencia con él o necesitas entender algunos de sus comportamientos o necesidades propias de la etapa te invitamos a contactar con nosotros y solicitar más información acerca de nuestros paquetes de educación a domicilio o nuestra asesoría online. 

El perro necesita aprender a relacionarse adecuadamente tanto con otros perros y animales como con las personas y es nuestra responsabilidad como familia ofrecerles las estrategias necesarias para ello.

¿Tienes un cachorro? Nuestro curso online y gratuito «Conoce a tu  cachorro» seguro que te interesa, pero si quieres ampliar más conocimientos te puede interesar el curso online para «La convivencia con el cachorro».

Y ahora me gustaría preguntarte, ¿Has recurrido alguna vez a un educador o educadora canina? ¿Cuál fue el motivo? Te leemos en comentarios.

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El envío del presente formulario implica que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad y Protección de Datos.

seis − 4 =

Apúntate a nuestro Newsletter

No te pierdas ninguna novedad en nuestro Blog,
además suscribirse a nuestro boletín, tiene premio.

Pronto regalaremos a todos nuestros suscriptores un Ebook muy interesante.

Post Relacionados:

×