Warning: Declaration of ET_Theme_Builder_Woocommerce_Product_Variable_Placeholder::get_available_variations() should be compatible with WC_Product_Variable::get_available_variations($return = 'array') in /usr/home/deperroaperro.com/web/wp-content/themes/Divi/includes/builder/frontend-builder/theme-builder/WoocommerceProductVariablePlaceholder.php on line 8 El paseo canino: pero sin prisas por favor - De perro a perro

El paseo canino: pero sin prisas por favor

por | Sin categoría | 0 Comentarios

Voy a comenzar este post contando algo curioso que me sucedió ayer durante el paseo, algo que seguramente me ha sucedido en otras ocasiones y pasó desapercibido para mi.

Ayer me levanté temprano como todos los días, me puse a trabajar en un informe que tenía que realizar para un cliente y me retrasé un poco en terminarlo, con lo que el tiempo del paseo se me echó encima viéndose reducido a solo 30 minutos, cuando lo normal en los paseos de la mañana es una duración de unos 45 a 50 minutos.

Entonces como todos los días, cojo el material de paseo, y rápidamente montó a los perros en la furgoneta y me voy a mi zona habitual de paseo. Estaba un poco nervioso porque sabía que tenía que salir de casa a las 9 y eran las 8:25 con lo que el paseo para mis perros se vería reducido, algo que puede parecer una tontería pero que a mi me preocupa. Llegó al lugar de paseo, sacó a los perros,les colocó los arneses y nos ponemos a caminar. 

A los 10 minutos me percato de que uno de mis perros se a quedado muy retrasado, pienso ahora vendra, y sigo caminando. 

Al rato vuelvo a mirar para ver si se acercaba y me doy cuenta de que no viene, retrocedo un poco para tener contacto visual con él y llamarlo, cuando le llamó veo cómo está sentado mirando hacia mi como a unos 300 metros, le vuelvo a llamar y veo que sigue sin moverse, entonces pienso en si le ha pasado algo( un pincho en la pata, a encontrado un conejo muerto…), cosa que me extrañaba porque es un perro que no suele alejarse mucho de mi durante el paseo, todo lo contrario a los otros dos. 

Me doy la vuelta y me dispongo a dirigirme hacia ella, llamándola un par de veces más según me aproximo, sin conseguir que venga, cuando ya estoy como a unos 5 metros la perra se levanta y viene hacia mi, la reviso las patas y no tiene nada, miro alrededor y no había nada que pudiera haberle llamado la atención.

Entonces continuó el paseo, a un ritmo acelerado, ya que solo me quedan 10 minutos de paseo más 5 de coche para dejar a los perros en casa he irme a realizar las gestiones. Veo que a los pocos metros vuelve a rebajar el ritmo del paseo y se empieza a distanciar de mi, me paro y la espero. 

Nos disponemos a dar media vuelta y regresar al coche, durante el regreso los otros dos perros se acercan un par de veces para comprobar dónde estoy y vuelven a sus cosas (buscar rastros, perseguir conejos, meter la cabeza en madrigueras…). Cuando me voy acercando al coche, normalmente suelen estar ya cerca mio, porque saben que se termina el paseo, pero cual es mi sorpresa que ninguno de los dos esta, les llamo para montarlos en la furgoneta, primera llamada fallida, allí no aparece ninguno de los dos, aprovecho para darles un tiempo por si estaban lejos y mientras voy montando al otro perro que estaba conmigo. Les vuelvo a llamar y no veo que se acerque ningún perro, comienzo a ponerme nervioso porque no les veo aparecer y el tiempo se me echa encima, entonces retrocedo por donde he venido y voy llamándoles. A unos 200 metros me los encuentro detrás de unos matorrales olisqueando en el suelo(no había nada), les digo vamos chicos, vienen conmigo pero no hemos andado ni 50 metros y ya se están desparramando otra vez, he incluso andando en dirección contraria al coche, ya un poco enfadado les digo que vengan conmigo, que nos tenemos que ir, ellos siguen a sus cosas, cuando finalmente deciden venir conmigo y llego al coche eran ya las 9:10 más los 5 minutos de coche que tengo a casa, con lo que ya tenía claro que llegaría tarde a para realizar las gestiones ( algo que detesto bastante, me gusta ser una persona puntual).

Perdonar por la historieta pero me parecía importante poneros en situación, para poder analizar juntos lo que me había sucedido en el paseo.

Paseo_con_los _perros _por _el_ campo

 

Entonces ya en el coche de camino a realizar las gestiones, me pongo a reflexionar lo que ha sucedido en el paseo. Voy a enumerar por orden todos los motivos que creo que pudieron ser los causantes de que mis perros reaccionaran de esa manera durante el paseo. 

Seguramente ya me dieron alguna señal antes, pero la ignore o pasó completamente desapercibida para mi.

1.Las prisas en los preparativos para el paseo

Normalmente los preparativos para el paseo los realizó de forma relajada, salgo al jardín cojo los arneses y las correas y las guardó en una riñonera que llevó, mientras tanto los perros aprovechan para estirar las patas y echar el primer pis de la mañana y seguir algún rastro del gato del vecino que se pasea por mi parcela por la noches. 

Pero ese día salimos al jardín cogí la riñonera y las correas y sin ni siquiera guardarlas me dirigí a la furgoneta para montar a los perros, casi sin darles tiempo para su primer pis de la mañana y mucho menos para ponerse a olisquear. 

2. Romper la rutina

El siguiente error fue romper la rutina que tenemos para salir al paseo. Lo primero fue no dejarles olisquear sus primeros minutos de la mañana, lo siguiente fue llamarles para que vinieran a la furgoneta para montarlos, cuando siempre ellos son los que vienen después de olisquear un par de minutos.

También cogí en brazos a una de mis perras para meterla en el transportin, cuando normalmente sube ella sola, por el hecho de que no acepta muy bien el manejo. 

3. La forma de ponerles el material de paseo

Una vez llegó al sitio de paseo, bajó de la furgoneta y les dejó unos segundos que olisquen para luego ponerles los arneses tranquilamente. Esta vez les puse los arneses antes de que salieran de los transportines y de manera un poco brusca, de hecho ahora pensándolo una de ellas me emitio alguna señal de apaciguamiento lamiéndose el hocico, pero con las prisas la pase por alto.

4. Mi lenguaje corporal 

Normalmente en los paseos suelo caminar a un ritmo medio pero tranquilo. En esta ocasión pareciera que era perseguido por un León, ya que caminaba de forma rápida y brusca, con lo que mis perros ya notaron algo fuera de lo normal en mi nerviosismo y lenguaje corporal brusco.

5. Mi tono de voz brusco

Cuando mi perro se quedó retrasada y la llamó para que venga, mi tono de voz no fue el correcto ya que fui un poco brusco, sumando más tensión a todos los acontecimientos anteriores que ya habían caldeado la situación. Por ello no respondió a la llamada y tampoco caminaba cerca mía como de costumbre.

Los otros dos tampoco vinieron cuando les llame, ya que en ese punto mi nerviosismo/ cabreo ya era de un nivel alto y el tono que utilice para la llamada, emitía más enfado que halagos para que acudieran a mi llamada.

Por eso también se alejaron de mí una segunda vez y no se acercaron tantas veces durante el paseo como suelen hacer de costumbre. Pensarían, este hoy tiene un mal día, cuanto más lejos de él mejor, menos probabilidad tenemos de que page su cabreo con nosotros.

6. El tiempo de paseo

Está claro que mis perros no sabían que el paseo sería más corto, pero si empezaron a notar algo raro cuando ya salimos más tarde de lo normal al paseo, al igual que se percataron inmediatamente de que sería más corto, en cuanto me di antes de tiempo la vuelta para regresar al coche. Normalmente tengo ya una ruta establecida que suelo hacer todos los días ( hay días que busco zonas nuevas, o zonas que no vamos con tanta frecuencia) y en cuanto nos damos la vuelta ellos ya saben que nos dirigimos al coche para volver a casa, por lo que no suelen separarse mucho de mí.

Escribiendo esto me doy cuenta que fui cometiendo cagada tras cagada. Por lo que la moraleja de la historia es que las prisas no son buenas y mucho menos en los paseos con nuestros perros, que deben de ser tranquilos y relajados.

Pensando se me viene a la cabeza una dicho que define la situación a la perfección.

Vísteme despacio, que tengo prisa”

Si tienes problemas en el paseo con tu perro y este post no te resuelve tus dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros para analizar tu caso en concreto y poner remedio.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El envío del presente formulario implica que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad y Protección de Datos.

9 − ocho =

Apúntate a nuestro Newsletter

No te pierdas ninguna novedad en nuestro Blog,
además suscribirse a nuestro boletín, tiene premio.

Pronto regalaremos a todos nuestros suscriptores un Ebook muy interesante.

Post Relacionados:

×