Pautas para evitar que el cachorro sea un pequeño roedor

cachorro-perro-morderEl perro cachorro es un pequeño explorador que necesita descubrir el mundo, por ello deberemos propiciarle un entorno seguro en el que interactuar. Necesitan olisquear, ver, oír pero también ejercitar su sentido del tacto, algo que hacen a través de la boca.

Los cachorros, como cualquier animal jóven, son traviesos y necesitan morder. Uno de los motivos es porque tienen molestias hasta que cambian los dientes de leche por los definitivos, morder les ayuda a aliviar el dolor. En ocasiones puede ser por aburrimiento, hiperactividad, estrés o simplemente porque no saben diferenciar lo que pueden morder de lo que no.

Al perro no debemos castigarlo o regañarlo por morder algo. Si encontramos un artículo destruido e intentas cambiar este comportamiento con un castigo, tu perro no logrará asociar una cosa con la otra. La asociación se hace en un intervalo de tiempo menor a 7 segundos, pasado este tiempo ya no sabrá el motivo por el cual le estás regañando. Por ello lo que debes hacer es obviar lo ocurrido y no enfadarte con el cachorro.

Si le pillas infraganti y lo castigas, sólo le demuestras que no es nada divertido morder eso frente a ti y lo hará cuando no estés presente. Por eso os damos unas pautas facilitar vuestra convivencia durante esta sensible etapa.

Preparar la casa a prueba de cachorros

Lo primero más importante adaptar la casa a la llegada de un cachorro, al igual que se haríamos con la llegada de un niño a casa.

  1. No dejaremos ningún artículo valioso a su alcance.
  2. Limitaremos su acceso a distintas estancias de la casa si destruye cosas y no le podemos controlar. Iremos permitiendo el acceso a todas las estancias a medida que vaya madurando.
  3. Intentaremos tener supervisado al cachorro durante todo el tiempo.
  4. Quitaremos de su alcance cualquier objeto que pueda ser peligroso para  él (productos de limpieza, cebos mata ratas…)

Utilizar trasportín o jaula para perros

Las jaulas o trasportines para perros son excelentes para modificar este mal comportamiento de los cachorros pero hay que saber utilizarlas correctamente. Podremos dejar al perro en ella, sí necesitamos salir o no lo podemos supervisar, intentaremos no dejarle más de cuatro horas dentro de la jaula.

Antes de dejar a nuestro perro en la jaula o trasportín, tendremos que positivizarlo mediante una serie de ejercicios de desensibilización. (Te puede interesar Beneficios del trasportín)

juguetes perrosEstimula y ejercita a tu perro

Combatiremos el aburrimiento y la hiperactividad de nuestro perro con diferentes actividades; gastar su nivel de energía con los paseos necesarios, trabajar con nuestro perro alguna habilidad canina, enseñarle a jugar y ponerse con  él ha realizar algún juego interactivo, estimularle con juegos de olfato. Los ejercicios de estimulación mental y del olfato son tan o más importantes que la actividad física, dedica tiempo diariamente para plantear ejercicios de este tipo.

Un perro cansado está más relajado y muerde menos, mientras que un perro ansioso y poco estimulado buscará en todo momento que morder para liberar estrés. (te puede interesar Estimulación mental en perros)

Propiciar juguetes o huesos masticables aptos para perros

Todos los juguetes de cachorro deben estar indicados para ello. Es un error ofrecerle una zapatilla vieja o un calcetín que no se usa (por muy gracioso que nos parezca), ya que el asimilará  que ese tipo de objetos forma parte de sus juguetes y, cuando sea un animal adulto, los cojera para mordisquear sin diferenciar cuales son suyos y cuales no.

Para cuando el cachorro se vaya a quedar por un largo período de tiempo solo en casa podremos utilizar juguetes o huesos masticables o que se puedan rellenar para mantenerlo un rato entretenido.

Ofrecer alternativas

Si, incluso teniendo en cuenta y habiendo llevado a cabo las pautas anteriormente mencionadas, tu perro decide morder algo que no debe es mejor descartar la opción de regañarle pues soltará lo que tenga por el susto y la próxima vez lo hará a tus espaldas. En lugar de esto utiliza mejor alguna palabra que capte su atención y ofrécele una alternativa. Enséñale un juguete que sí pueda morder, se lo acercas al hocico y le dices “suelta” o “deja” para que deje el otro objeto, será entonces le puedes felicitar y dar el juguete.

Esperamos que os haya servido de ayuda. Si os gustó no olvidéis dejarnos vuestros comentarios y compartirlo en las redes sociales.

Rubén y Thais
Equipo “De Perro a Perro”

Te puede interesar: “La estimulación de cachorros y sus beneficios”“Etapas en el desarrollo del perro”, La importancia del descanso en los perros

Anuncios

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s