Trabajando el estado de calma con nuestro perro en la calle

enseñar al perro a estar tranquilo en la calle o en la terraza del barEn más de una ocasión, nos han preguntado cómo poder conseguir que el perro permanezca tranquilo en la calle. “Resulta imposible estar tranquilo en la terraza de un bar con mi perro, no para quieto. Se mete debajo de la mesa, intenta comerse los trozos de pan que hay en el suelo en la mesa de al lado; cada vez que se acerca alguien o viene el camarero se empieza a mover y tarda un rato en estar tranquilo…” son algunas de las situaciones expuestas.

Hemos visto circunstancias muy similares y lo primero que debemos entender es que permanecer tranquilos en ciertas ocasiones puede ser algo complicado para ellos por el gran número de distracciones que tienen a su alrededor: comida por los suelos, gente pasando, otros perros…

Conociendo a nuestro perro, también deberíamos valorar si para él va a ser positivo estar con nosotros en la terraza del bar, utilizando el ejemplo anterior, o por el contrario sería mejor dejarlo en casa. Habríamos de valorar cada situación y a cada individuo y tomar una decisión coherente. Si, poniendo un ejemplo, tengo un perro con miedo no sería nada recomendable llevármelo a la terraza. Por mucho que nos guste hacer cosas con nuestro perro debemos amoldar nuestras actividades conjuntas a su propio bienestar.

Ir a la terraza del bar es solo un ejemplo, esto sería extrapolable a cualquier otra situación, llevarlo de compras (incluso a una tienda de animales), llevarlo de visita a casa de los amigos o familiares o cualquier otra situación que se os ocurra.

Siendo consciente y teniendo en cuenta lo mencionada cada uno deberá valorar si es o no beneficioso acompañarnos de nuestro peludo.

Si, después de lo previamente expuesto, has decidido llevarte a tu perro contigo “de cañas”, te voy a explicar cómo puedes enseñarle a tu perro a estar tranquilo en estas situaciones.

Para comenzar deberemos tener una cama o manta, que no sea la que utiliza en casa, o lo que es lo mismo una cama de viaje (una cama cómoda para nuestro perro, pero que sea fácil de transportar) también nos puede valer una manta o una toalla, eso ya queda en vuestra elección.

“LA IDEA DE ESTE TRABAJO ES ASOCIAR LA CAMA O MANTA A UN ESTADO DE CALMA Y TRANQUILIDAD NO ENTRENARLO PARA IRSE A SU SITIO”

Os explicaos como trabajarlo en el siguiente vídeo:

Como veis, el primer paso serían conseguir que nuestro perro consiga permanecer tranquilo en la cama, por ello comenzaremos en un sitio, fuera de casa, pero conocido para él en el que haya pocas distracciones.

Podemos aprovechar en los paseos o estructurar sesiones fuera de ellos. Yo os recomiendo hacerlo en los paseos, para que el perro lo vea dentro de un contexto conocido.

Cuando llevemos un rato de paseo, podemos buscar un lugar tranquilo en el que poder colocar la cama. Una vez puesta, tiramos unos premios por encima e invitamos a nuestro perro a que los coja. Cuando veamos que se le están terminando, tiraremos dos o tres trozos más sobre la cama cerca de sus patas.

Pueden ocurrir varias cosas: La primera es que el perro siga investigando la cama en busca de comida; o que una vez que ha terminado de comerse los premios se valla a seguir investigando la zona y pase de la cama.

En el primer caso dejaremos al perro que siga investigando la cama. Si se diera el segundo caso, el ejercicio tendríamos que realizarlo con correa para evitar que el perro se pueda ir y facilitar todo lo posible el aprendizaje (no se trata de forzarle sino simplemente evitar que se pueda marchar).

Realizaríamos este mismo ejercicio durante varios días, dependiendo del perro necesitaremos de 2 a 5 sesiones aproximadamente. Una vez que veamos que el perro ya ha terminado de investigar la cama, la guardaríamos y continuaríamos con el paseo.

Cuando veamos que en cuanto sacamos la cama nuestro perro tiene curiosidad de ir a ella, será el momento de empezar con el segundo paso.

El segundo paso consistiría en colocar la cama en el suelo y tirar unos premios en ella, el perro se acercará a la cama para buscar los premios. Nosotros nos sentaremos en el suelo a una distancia de la cama de un metro aproximadamente, y no prestaremos atención al perro (si vuestro perro es de los que se iba a seguir investigando una vez encontró todos los premios, realizaremos el ejercicio con la correa puesta) podemos hacer que estamos mirando el móvil. Cada cierto tiempo lanzaremos un par de trozos más de comida a la cama, sin prestar atención a nuestro perro. (al principio con más frecuencia y poco a poco aumentaremos el tiempo transcurrido entre premio y premio) la idea de esto es aumentar el tiempo de atención del perro sobre la cama.

Una vez tengamos claro que nuestro perro ha entendido los pasos anteriores, realizaremos la misma acción que siempre: sacar la cama y tirar unos trocitos de comida en la cama, de nuevo nos sentaremos en el suelo a leer o mirar las notificaciones del wathsapp. Ya no continuaremos tirando premios cada cierto tiempo, si hemos realizado correctamente el ejercicio y el estado emocional de nuestro perro es el adecuado, debería decidir tumbarse en la cama a descansar junto a ti.

Si viéramos que en el último paso le cuesta permanecer más de 5 minutos tumbado en la cama, podemos en algunas de las sesiones dejarle un hueso masticable o algún juguete de estimulación para aumentar los tiempos.

Una vez que consigamos que nuestro perro permanezca en la cama de viaje tranquilo, podemos generalizar esta conducta en diferentes entornos. Empezaremos en lugares con pocas distracciones y aumentaremos la dificultad según veamos los avances del perro hasta poder llegar a estar en una terraza o en cualquier otra parte con nuestro peludo.

Seguramente, con el tiempo, la cama o manta de viaje no necesitéis llevarla para que vuestro can pueda estar tranquilo en diferentes situaciones, pero si es verdad que va a ser un inductor a la calma y él sabrá que puede descansar tranquilo en ella sin que le molesten.

Si te gustó nuestro post compártelo en las redes sociales,si tienes alguna pregunta no dudes en dejarnos tus comentarios más abajo. También puedes suscribirte a nuestro blog para recibir por mail próximos perriartículos.

¡Hasta la próxima perriamig@s!

 

Rubén Manzano

Educador canino

 

Anuncios

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s