Historias Perrunas: Siempre conmigo Princess

Este sábado es un poco triste porque una de nuestras seguidoras, Laura, tuvo hace unos pocos días que despedirse de su adorada amiga, Princess. Aquí le dedica unas palabras, unas palabras que sin duda han hecho saltar las lagrimas en mis ojos, que corta es vuestra vida, que pronto os marcháis de nuestro lado, aunque nunca abandonáis nuestro corazón.

Historias perrunas: hasta siempre Princess“…Peque, ya no estás. No volveré a ver tus preciosos ojos, ni acariciar tu pelo. No habrá sonrisas por ver la nieve, ni carreras alocadas, ya no me reiré de tus orejitas rebotando cuando caminabas… Ya no habrá besos. Te has ido cómo has vivido, con dignidad y sin molestar. Has sido un ángel en nuestras vidas. Papá y mamá no podrán olvidarte nunca, pequeña Princess. Ha sido un regalo cada día que nos has dado.
Tus ganas de luchar y de vivir… Tu respeto por e
l espacio ajeno, tu enorme sabiduría, tu dulzura y tu alegría…
Cuanto nos has enseñado, mi amor. Muchos acudimos a tu rescate, pero yo tuve el privilegio de pasar estos últimos siete años contigo. Gracias por elegirme. Gracias por confiar en mí y ayudarme a ayudarte. Hemos luchado juntas contras tus miedos… Y los vencimos.
Cuando te acercaste a aquellos chicos del banco en el parque, lloré de emoción, porque después de la paliza que te dieron, no te fiabas de los humanos. Tu hermano Didi, no tiene consuelo. Te busca, huele tu camita y me mira… Mami, ¿dónde está Princess?
Ya no estás, mi vida. No me esperaste, sabías que no habría soportado verte morir. Me faltaban ocho minutos para verte. Sólo ocho minutos, pero tu corazón se paró. Has sido generosa hasta en tu último respiro. Y yo, no puedo respirar. Siento tanto dolor que no puedo respirar, Princess. El aire me quema porque tú ya no respiras… Mi amor precioso… Se me ha partido el corazón. Esta mañana te pedí que dejaras de luchar. Te rogué que te dejaras ir… Y tú, tan obediente, lo has hecho. 

Llegué al hospital. No hizo falta decir nada. Me subieron a verte. Te habían colocado una mantita encima… Parecías dormida… Tu cuerpecito todavía estaba caliente. Te llené la carita de besos. Besé tus ojos que jamás se abrirían otra vez, tu cabecita… Respiré tu olor por última vez. Quería un recuerdo y te lo robé. A ti huele el amor, mi niña. Hundí la nariz en el pelo de tu cuello y te lloré tan fuerte que los demás pacientes, callaron. Papá también lloraba… Lo oía detrás de mi… Él no llora, es un chico duro,
pero no pudo no romperse. Te queremos tanto, mi amor, que el vacío que has dejado no se puede llenar. Te abracé hasta que tu cuerpo se quedó frío. Hoy a las 19:25 un trozo de mi alma se ha ido contigo.

princess… Han pasado dos días desde que tus ojitos se han cerrado para siempre… Te lloro menos, pero sigo en shock. Te veo y oigo por todas partes. Ayer, paseando con Didi, te sentía caminar detrás de mi, siempre protegiéndome, siempre vigilando que nadie me pudiera hacer el daño que te habían hecho a ti. Huelo el trocito de pelo que te robé. Todavía huele a ti. Espero que este dolor se acabe antes que tu olor… Que duro es esto, mi amor. Y encima mi Asperger no me deja estar tranquila hasta que entienda porque ha pasado…
Así que estoy viviendo días de crisis… (Esa es la parte mala de mi “fabuloso” trastorno…). Sé que la muerte os nos roba demasiado pronto, y sé que llega cuando tiene que llegar. Todos nacemos con fecha de caducidad. Ese es el contrato que firmamos al nacer.
Se lo digo a mi Asperger, pero es muy tozudo y cuando me descuido, allí está el pidiendo el porque. ¿Pero sabes que, mi niña? Aunque tu cuerpo ya no esté, sigo oyendo tu respiración, tus pasos, tus sombras, y eso me ayuda a pensar que no te has ido del todo.
Te quiero mi peluche precioso…”

Si quieres compartir la historia de tu colega con nosotros o bien dedicarle unas palabras podéis escribirnos a info@deperroaperro.es. Cada sábado una nueva historia perruna.

Hasta la próxima perriamig@s.

Descubre otras Historias Perrunas

 

Anuncios

2 thoughts on “Historias Perrunas: Siempre conmigo Princess

  1. Solo puedo decir que te acompaño en tupena porque un perro es más que un amigo, es todo porque no tiene intereses, tiene amor para dar y recibir. Adelante, la vida tiene que continuar aunque no tengamos a ese amigo verdadero con nosotros.

  2. Creo que el único motivo por el cual
    quizás algún día no tenga “mi sombra de
    cuatro patas” es que el dolor que se siente
    cuando se van es realmente horroroso . Son irreemplazables . Forman parte de nuestras
    etapas de vida .
    Muchos ánimos . Solo el paso del tiempo
    cura esta pena.

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s