Historias Perrunas: “Pipa gracias por hacer más grandes nuestros corazones”

Traemos para vosotros una nueva historia perruna, Alicia nos cuenta como Pipa llegó a sus vidas, una bonita historia de amor capaz de llegar a lo más profundo del corazón.

PIPA+adopción+historias“Cuando José y yo decidimos formar una familia siempre tuvimos claro que ella incluiría un perro. Y más cuando por motivos de trabajo nos fuimos a vivir a un pueblo de Valencia donde todo el mundo tenía uno. Una tarde de compras encontramos unas chicas que vendían calendarios para sacar dinero para los perritos de un albergue que estaba masificado y además de comprar uno, por supuesto, supimos que había llegado el momento. Al día siguiente fuimos a buscar al que sería nuestro compañero del alma, sin ideas preconcebidas. No buscamos macho ni hembra, grande o pequeño, de uno u otro color. Como yo no tengo criterio y me gustan absolutamente TODOS, le dije a José que decidiera él. Paseamos por el refugio y de pronto dijo que ya estaba, había visto unos ojos oscuros y profundos detrás de la verja de uno de los cheniles que le habían llegado directamente al corazón. No te precipites, le dije y vamos a seguir mirando, pero el flechazo se había producido y volvimos sobre nuestros pasos y me fijé bien en la perrita que había elegido, una mestiza joven, de color crema que no ladraba, solo le miraba apoyada a dos patas en la puerta de la jaula.

Para nuestro disgusto nos dijeron que ese día no nos la podíamos llevar, que no estaba la veterinaria para ponerle el chip y darnos su pasaporte, teníamos que volver al día siguiente a media mañana. Emocionadísimos aprovechamos la tarde para comprarle todo lo que pudiera necesitar, una camita, comida, correa, juguetes. Esa noche se hizo eterna, no pegamos ojo, nos levantamos temprano y aunque la cita era varias horas después salimos de casa y nos fuimos a pasear porque no podíamos parar quietos.

PIPA+adopción+historiasPor fin llegó el momento y volvimos a ver a la perrita, joven, de unos ocho meses. La veterinaria nos preguntó si estábamos seguros, si preferíamos llevárnosla unos días y probar qué tal, pero estaba claro. Esta perrita nos había conquistado y nuestra casa, que ya era la suya, la estaba esperando. Le pusimos de nombre Pipa, porque a nuestra sobrina le gustaba el nombre. Así con nuestro tesoro recién llegado nos fuimos a casa. Su llegada cambió absolutamente nuestras vidas. De no conocer a nadie en la localidad, empezamos a relacionarnos con gente que encontrábamos mientras la paseábamos, llegando a sentirnos integrados y acogidos en nuestro destino. Gracias a ella conocimos sitios nuevos, la llevamos a jugar a la playa, a comer paella…

Pipa es una perrita muy sensible y cariñosa, le encantan los niños hasta el punto que si pasamos al lado de un colegio se asoma para verles jugar en el patio. Le encantan las pelotas y los juguetes que pitan, la comida, aprender trucos nuevos, ir a casa de los abuelos, echarse la siesta junto a nosotros en el sofá y correr detrás de los gatos. En la actualidad tiene cuatro años, por lo que esperamos poder disfrutar muchos más de su adorable compañía.

Gracias por hacer más grandes nuestros corazones.

Te queremos, PIPA.”

Esperamos seguir contando historias como estas en las que un perro sin hogar pasa a ser parte de una familia. Si queréis contarnos vuestra historia sólo tenéis que mandarnos un mail a info@deperroaperro.es. Cada sábado una nueva historia perruna para vosotros.

Descubre otras Historias Perrunas

 

 

Anuncios

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s