La verdad de los zoologicos 

leonComo la mayoría sabéis hace unos días fallecía Arturo, más conocido como el último oso polar de Argentina. Su trágica historia, como la de otros tantos animales en cautividad nos hace reflexionar acerca de estos sitios.

Cuando era pequeña disfrutaba visitando el Zoo y los animales que allí podía encontrar. Me alucinaba ver las jirafas con sus largos cuellos cogiendo comida de mi mano o los árboles, los elefantes agitando sus grandes orejas, los leones a los que apenas veía moverse y otras tantas y variopintas especies.

Todo mi punto de vista cambió con respecto a estas “prisiones” cuando ya siendo adulta visite nuevamente el Zoo y encontré allí algo que me hizo reflexionar y tomar la decisión de no visitar nunca más uno de estos lugares.

Allí encontré 2 osos panda, preciosos por cierto.Apenas habitaban en unos 200 m2 cubiertos con una cristalera a través de la cual podíamos observarles. Para ellos esta cristalera no era más que una ventana a una de sus peores pesadillas, la cautividad. Cientos de personas se aglomeraban durante el día gritando e intentándolos llamar para que se aproximasen, en ese momento me sentí uno de ellos, me imaginaba encerrada allí sin mucho que hacer y aguantando a esa gente molestando mi siesta y mi hora de comer día tras día.

Un rato después llegué a la zona donde se encontraba el oso polar, con una miserable piscina en pleno mes de Julio y con unos pocos metros de superficie en la que tan solo podría darse un remojón, se olvidó de lo que era cazar o nadar entre el hielo, en un clima totalmente distinto al suyo.

Desde entonces dije “Basta”, no seré yo quien fomente estos “circos” donde unos cuantos vienen a pasar un buen rato mientras otros tantos sufren la tortura más grande que puede haber, la FALTA DE LIBERTAD.

Hoy por hoy la conciencia social está cambiando y gracias a ello hay cientos de asociaciones dedicadas a luchar en beneficio de estas criaturas inocentes.

Delfinarios, circos o zoológicos no nos permiten conocer a la gran variedad de especies que habitan nuestro planeta, pues no podemos verlas en su estado más puro, el salvaje.

Desde aquí queremos dar las gracias a tantas asociaciones y personas que luchan cada día por poner fin a estos sitios que deberían llamarse “prisiones de animales”.

Thais Ortiz

Dog Trainer

Anuncios

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s