Historias Perrunas: Kiko el gato Buda

Hoy es un sábado atípico porque no vamos a contar una historia perruna, sino más bien una historia gatuna. Hoy tenemos que dedicar este espacio a Kiko que ayer tuvo que cruzar el arco iris después de mucho mucho luchar. Isa nos cuenta como llegó Kiko y su triste historia. Esperamos que os llegue al corazón.

Kiko+gato“Hola!
Hoy es un día triste para nosotros porque Kiko nos dejó ayer, no pudimos hacer más por alargar su compañía, en nuestros corazones estaba el firme propósito de no hacerle sufrir de más.
Y aunque hoy es un día triste, los 29 meses que Kiko nos ha acompañado han sido de felicidad, de risas, de complicidad y de travesuras variadas, por eso, y aunque ésta sección se llame perrihistorias, me he decidido a contaros su historia siendo Kiko un gato (bueno, y que Thais me lo pidió 😉 )

Kiko era un gatito común que fue rescatado en pésimo estado el 05 de Octubre de 2013, estaba en mitad de la calle, tumbado intentando arrancar algo de calor al último rayo de sol que daba en la calzada.
Cuando yo llegué a por él estaba en tan, tan lamentable estado que cuando le eché por encima la toalla para cogerle sin riesgo de que me arañara o me mordiera (hay que tener en cuenta que creíamos que era salvaje) el pobre ni se movió, ni bufó… nada.
Le llevamos inmediatamente al veterinario donde le limpiaron de mocos y legañas, le pusieron suero para hidratarlo y le pusieron antibiótico. Entonces fue cuando el veterinario nos dijo que ese gato no era callejero, que seguramente hubiera tenido un día un hogar porque Kiko no había hecho ni un mal gesto en todo el proceso. De camino a casa y limpito, pudiendo respirar algo mejor, Kiko se quedó dormido en el coche.
Kiko pesaba poco más de un kilo cuando debía pesar casi 3, era todo hueso y pellejo.
Lo trajimos a casa y empezó su recuperación.
Los primeros días fueron muy duros puesto que cada día era una sorpresa verle con vida, había que obligarle a comer, si bebía agua la vomitaba, le teníamos que dar antimucolíticos directamente por vía nasal (cosa que no le gustaba nada), lisina en cápsulas que había que obligarle a tragar.
Aún así llegó un día que gracias a una gran amiga y su veterinario que nos prestó un sistema de goteo, tuvimos que inyectarle suero subcutáneo porque Kiko no mejoraba

Y llegó el día en que fui a forzarle a comer y ví que no me rehuía la comida, al contrario, la tomaba con gusto. Fue cuando empezó el milagro de su verdadera recuperación. A partir de ese día comía mucho mejor (dentro de lo que cabe porque tenía las piezas dentales bastante mal) y empezó a querer compartir momentos conmigo. El estaba tan débil que yo me lo ponía en el regazo y le daba baños de sol para que aprovechase sus vitaminas.
Pero las peripecias de Kiko no terminan ahí, en pleno proceso de recuperación un día observamos que andaba como borracho. Le llevé de nuevo al veterinario, eso que le pasaba a Kiko se llama ataxia, en el tratamiento entró también la cortisona. Aprovechamos para hacerle las pruebas de leucemia e inmuno porque ya sospechábamos que podía ser positivo y, efectivamente, Kiko era leucemico.
Nuestra intención era recuperarle y buscarle un hogar, al entrar en el juego la leucemia supimos que Kiko se quedaría en casa, nadie quiere gatos con leucemia 😦
Kiko y PieroKiko se recuperó de la ataxia y entonces llegó el momento de presentárselo a los 5 perros que tenemos en casa. Nos parecía que iba a ser imposible pero, como no, los animales siempre nos sorprenden y le aceptaron sin grandes problemas, al principio fue mezcla de curiosidad y miedo pero poco tiempo después empezaron a ver como normal que un gatete anduviese por casa y así pasó a ser uno más de la manada.
A los 2 meses, al llegar a casa vi que Kiko no podía andar normal, se caía de costado. Salí de nuevo corriendo al veterinario, Kiko, mi pobre Kiko, tenía un problema en el cerebro que se llama síndrome vestibular, es una inflamación del cerebro que daña el sistema del equilibrio, el pobre se mareaba al estar de pie. No podía fijar la mirada y por supuesto, de nuevo no quería comer. 
Me sugirieron la eutanasia pero yo me lo traje a casa para que mi pareja pudiera despedirse de él, con la intención de llevarle al día siguiente peeeeroooo, Kiko no se lo iba a poner tan fácil a la muerte, no señor, él era Kiko y también iba a vencer ese episodio.
Fue llegar a casa y después de que le hiciera efecto el antibiótico que le pusieron, se levantó de su cama y fue a pedir comida!!!!
Desde entonces tuvo un tratamiento diario con interferón y, aunque le quedó la cabeza un poquito torcida, todo fue fenomenal, hasta el pasado mes de Diciembre que empezó de nuevo con problemas para comer, a Kiko le diagnosticaron Aplaxia medular, es decir, su médula no generaba suficientes glóbulos rojos, tenía mucha anemia. Lo hemos intentado por todos los medios, cortisona (de nuevo), agua de mar, Vitaminas y Hierro de herbolario para evitar su agotamiento, pero nada ha surtido efecto. Finalmente la leucemia pudo con él.
Kiko ha sido un gatito que ha dejado huella en todo aquel que le conocía, incluso en quién no, ha sido un gato que ha unido a mucha gente puesto que sin la ayuda económica que me prestaron en su día hubiese sido imposible sacarle adelante. Yo siempre digo que hemos sido sus tesoreros porque Kiko realmente era un poco de todas esas personas que le ayudaron a salir adelante.
Kiko ha sido un gato feliz, me consta, ha sido un verdadero trasto, juguetón, charlatan (echaremos de menos sus maullidos por casa), ha disfrutado de la compañía de sus perri-hermanos, de su jardín, de su pasarela, de sus baños al sol en las ventanas. Kiko no era un gato de éstos a los que les encanta que les tengan en brazos, no, pero era un gatito muy sociable. Nunca huía cuando llegaba alguien nuevo a casa, él siempre salía a saludar, a lametear las manos de quién jugaba con él, nunca ha temido a ningún perro, todos eran sus amigos.
Era un gatito sinvergüenza, es la palabra que mejor le define.
Siento haberme extendido tanto, ya sabéis los sentimientos están a flor de piel 🙂
Muchas gracias por darme la oportunidad de contarle a la gente lo feliz que te puede hacer salvarle la vida a un animal tan especial como ha sido Kiko.

Muchas gracias!!!”

Una historia conmovedora que hace que se escapen lagrimas de los ojos. Lo que esta familia ha hecho por él es digno de admiración, unos valores que no se aprenden en la escuela, no señor. Es una pena su pérdida pero ahora podrá correr y jugar feliz en un mundo de colores. Hasta siempre Kiko.

Cada sábado contamos una nueva historia perruna así que si quieres contarnos la tuya no dudes en escribirnos a info@deperroaperro.es y contarnos como fue vuestra historia de amor.

Hasta la próxima perriamig@s.

Descubre otras Historias Perrunas

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Historias Perrunas: Kiko el gato Buda

  1. Mucho ánimo familia. No nos conocemos pero tenemos una historia común. Nosotros también tenemos una gata recogida positiva a leucemia, por fortuna aún asintomática, que comparte su vida con dos perros. Vuestro gato fue muy afortunado al encontrarnos ya que, como bien decís, NADIE los adopta. Me gusta pensar que son animales que vienen a este mundo para tener una vida maravillosa en un tiempo corto, por lo que hay que concentrar todo la felicidad que se les daría en muchos años en los pocos que estén con nosotros, así cada día que pasemos con ellos valdrá por 100.
    Un abrazo

  2. Lamento el final pero estoy muy contenta de ese tiempo de felicidad que le habéis y os ha dado. Yo he adoptado a lo largo de mi vida 8 perros y 2 gatos todos maltratados o abandonados y a 2 no conseguí sacarlos adelante, por eso os comprendo perfectamente. ¡A por el siguiente! Un gran abrazo

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s