Historias Perrunas: Pipi la vagabunda

PipiHoy os contamos como llegó Pipi a la familia, aunque muchos ya conocéis su historia. Era lunes por la mañana del día 21 de Marzo de 2012. No hubo mejor forma de empezar la primavera que con esta preciosa flor.

“Me dirigía de camino a la oficina cuando de pronto me tope con un perro. Desde lejos al verlo pensé que quizá era de algún camionero, pero a medida que me fui acercando me di cuenta de que en realidad se encontraba sola y abandonada. En ese mismo momento me dije a mi misma que no se podía quedar allí y que tenía que hacer algo. Iba buscando comida por debajo de los coches, al verla más de cerca vi en la situación en la que se encontraba, totalmente desnutrida, echa un saquito de huesos, muerta de hambre y con un miedo aterrado.

Me paré y me agaché con el fin de que ella se acercara a mi pues si yo me dirigía hacia ella huiría por miedo. Al agacharme y tenderle mi mano se acercó, con la cabeza cabizbaja y el culo metido hacia dentro se dejo tocar, en ese mismo momento y sin titubear la cogí en brazos y la metí en el maletero. La llevé a casa, le puse agua y comida y comió y bebió como si nunca lo hubiera hecho.

Me marché a trabajar y toda la mañana estuve pensando que haríamos con ella, pero la elección fue fácil. No podíamos llevarla a la perrera y aún menos dejarla en la calle así que le pusimos un nombre y se quedó en la familia.

Era una perra que no conocía lo que era el calor de hogar, desconocía lo que era una familia o lo que era el amor, pasaron meses, largos meses hasta que se adaptó, pasando sus primeros meses escondida bajo una mesa aterrada de lo que podía pasar. Poco a poco cogió confianza en nosotros y encontró en Chula la compañera ideal, ella le enseño a comunicarse, a jugar, a compartir…

Eran muchos los problemas conductuales que tenía pues estamos seguros de que en su corta vida no había recibido ninguna de las atenciones que precisaba, no había tenido socialización alguna y su forma de comer nos decía que había tenido que competir por su alimento. Tras años de trabajo y dedicación conseguimos sacar la gran perra que tenía dentro. Su nombre no podía ser otro que Pipi, como la calzaslargas, sus pecas y su locura hacen honor a su nombre.

Nosotros la enseñamos mucho a ella pero ella también nos enseñó mucho a nosotros. 

Cada 21 de Marzo doy gracias al cazador que la abandonó ya que gracias a ello, puede a día de hoy, disfrutar de la vida que se merece.

Te queremos Pipi.”

Ahora queremos contar vuestra historia, escríbenos a info@deperroaperro.es y envíanos una foto, cuéntanos como llegó tu perro a la familia y como ha sido vuestra experiencia, nuestros lectores estarán encantados de escucharla.

Hasta el próximo sábado amig@s.

Descubre otras Historias Perrunas

 

Anuncios

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s