Queremos compartir con vosotros este post de nuestros colegas de patas y bigotes. Una buena interpretación de lo que los perros, mal denominados potencialmente peligrosos, sienten ante tan absurdas ordenanzas municipales que les obligan a pasear con bozal y correa corta. Esperamos que os guste.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El envío del presente formulario implica que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad y Protección de Datos.

quince − cuatro =

Apúntate a nuestro Newsletter

No te pierdas ninguna novedad en nuestro Blog,
además suscribirse a nuestro boletín, tiene premio.

Pronto regalaremos a todos nuestros suscriptores un Ebook muy interesante.

Post Relacionados:

×