El sonido del timbre y el perro: se montó la fiesta

Si tenéis un perro de los que se transforma al sonar el timbre de casa o el porterillo, pasando de estar dormido o jugando, a correr hacia la puerta con un ladrido incesante que no invita mucho a entrar a la persona que recibimos. No os preocupéis, no sois los únicos en el planeta.

Suena el timbre: se montó la fiesta

Desde que nuestro cachorro convive con nosotros en casa, se percata de que el sonido del timbre es un acontecimiento, en el cual ocurre toda una secuencia que el perro asocia.

Suena el timbre, un miembro de la familia se levanta y se dirige hacia la puerta, con un lenguaje corporal o tono de voz que no suele ser relajado.

Sino quien no ha corrido hacia la puerta cuando esperaba a alguien; en casas con  niños,es lo más normal que el niño corra hacia la puerta para ver quien viene, montando una fiesta de gritos y alegría cuando aparece el padre o la madre.

Por eso no es de extrañar que nuestro perro aprenda que cuando suena el timbre, viene un acontecimiento en el cual hay que excitarse: ladrando, corriendo y saltando a la gente que recibimos.

Lo correcto hubiera sido enseñarle cuando fue cachorro, de una manera relajada. Pero si tu perro es adulto y tiene esta conducta, nunca es tarde para cambiar esa conducta.

Suena el timbre: se montó la fiesta

Si tuviéramos un cachorro, le enseñaremos desde el primer día una forma correcta y relajada, la llegada de gente anticipada por el timbre. Si su perro ya tiene la conducta, le costara un poco más de tiempo, pero todavía se puede.

Para enseñar a nuestro perro, una forma correcta de recibir a la gente podemos realizar los siguientes trabajos.

Con un condicionamiento clásico, que consiste en una asociación entre don estímulos. El perro asocia el timbre con un momento de sobrexcitación. Nuestro trabajo consiste en asociar el timbré en algo positivo y relajado, como puede ser recibir una chuche en un estado de calma; debemos usar una recompensa de alto valor para nuestro perro (salchichas, trocitos de pollo, queso…)

Si tu perro es de los que en cuanto suena el timbre, corre hacia la puerta ladrando y no atiende ningún comando ni hace caso a la comida, deberás utilizar la correa como método de control para las primeras sesiones.

Recomiendo desconectar el porterillo hasta que el perro tenga el comportamiento asentado, ya que en muchas ocasiones no sabemos cuándo llamaran. Durante el tratamiento solo lo conectaremos en las sesiones de entrenamiento.

También podemos utilizar el condicionamiento operante, enseñando a nuestro perro que el timbre es la señal para realizar un comportamiento específico, como colocarse en su cama o correr a su trasportín.

Esperamos que os sea de ayuda, y sobre todo tenemos que tener paciencia y comprensión con nuestros peludos.

Rubén Manzano Díaz

Educador canino y técnico en TAA

Anuncios

One thought on “El sonido del timbre y el perro: se montó la fiesta

  1. Muy útil. La perra de un familiar no sólo se pone histérica con su timbre. También se emociona una barbaridad si suena un timbre en la TV. Su comportamiento es horrible porque a los niños pequeños que llegan a casa les asusta 😦

    Y por lo demás es una perra buenisima…

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s