La agresividad: afectiva y no afectiva

La agresividad es una respuesta de amenaza o ataque especie-específica a un estímulo. El termino agresividad lo utilizamos como una definición general que se refiere a un comportamiento de amenaza o ataque.

Los animales están preparados desde el punto de vista genético para utilizar comportamientos que les asegure el control del entorno y que por lo tanto maximicen su posibilidad de reproducirse. Los perros utilizan patrones de acción tales como morder, gruñir o enseñar los dientes con tal fin.

perro,agresividad,educación,adiestramiento,conducta,afectiva,no afectiva,premio,deperroaperroLa agresividad también puede ser un comportamiento que se despliega para alcanzar un objetivo. Los animales utilizan la agresividad para maximizar refuerzos y minimizar castigos. Este es un concepto muy importante para comprender la agresividad porque el hecho de “maximizar refuerzos” implica que el perro puede tener como objetivo, por ejemplo, mantener la distancia entre él y algo que lo asusta. Esta distancia es un refuerzo. Al mismo tiempo, el perro consideraría la proximidad como un castigo que trataría de minimizar intentando aumentar la distancia.

Los patrones de acción agresivos son genéticos pero también los modula hasta cierto punto el aprendizaje. El cerebro evalúa los estímulos que recibe y planifica una respuesta basada parcialmente en lo que a funcionado o no previamente para conseguir lo que quiere. Hay que tener en cuenta que la agresividad es compleja y multifactorial.

Se podría decir que los perros agreden porque o bien quieren matar a su presa, han aprendido mal a jugar, o porque tienen miedo o están irritados o estresados.

Para los perros la agresividad es un comportamiento adaptativo que se supone que les ayuda a conseguir lo que quieren o evitar/escapar de cosas que no quieren. El perro esta preparado de forma biológica para usar la agresividad en caso necesario y con cada una de las experiencias el aprendizaje adaptativo modula su expresión hacia el objetivo omnipresente de la supervivencia: las repeticiones y/o ensayos de un comportamiento agresivo crean un comportamiento habitual ya qué el perro aprende que la agresividad funciona. La agresividad tiene cualidades innatas instintivas (que han ido evolucionando a través de la selección natural), y se modula todavía a través del aprendizaje y los procesos de evaluación emocional.

La agresividad puede dividiese de forma conceptual en dos formas que tienen funciones divergentes. El comportamiento de amenaza puede ser:

-afectiva.

-no afectiva

La agresividad afectiva es altamente emocional y estimula la activación del sistema autónomo simpático. Este tipo de agresividad incluye todo tipo de agresividad excepto el comportamiento depredador e implica un contenido emocional significativo. La agresividad no afectiva no tiene relación con la emoción y no estimula la activación del sistema autónomo simpático, implicando comportamientos de ataque relacionados con los patrones de acción depredadora.

La agresión no afectiva implica el uso de segmentos de la secuencia depredadora en formas que aparecen inapropiadas, peligrosas o inconvenientes para los seres humanos.

Utilizaremos el modelo de Coppinger y Coppinger , de la secuencia depredadora canina:

Posicionar>fijar la mirada-acechar>perseguir>agarrar-morder>matar-morder>diseccionar>consumir.

Parte del proceso de domesticación y evolución de los perros a implicado mejorar ciertas partes de esta secuencia y eliminar, o hacer latentes, otras.

Cada raza he individuo presenta sus propias variantes de esta secuencia de depredación básica que es la que tiene codificada genéticamente y es la base de la cría selectiva y de la manipulación de estos comportamientos en un programa de cría. Como mencionamos anteriormente la agresividad no emocional no provoca una activación de la estimulación simpática (emocional), el perro no tiene miedo y esta irritado, esta cazando.

La agresividad afectiva provoca una activación de la estimulación simpática. Este tipo de agresividad implica un contenido emocional significativo. La base de esta forma de agresividad reside, como en el caso humano en la provocación emocional.

Rubén Manzano Díaz

Educador canino y técnico en TAA

Anuncios

One thought on “La agresividad: afectiva y no afectiva

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s