¿Cómo aprenden los perros? Tipos de aprendizaje

En primer lugar vamos a separar los aprendizajes simples de los complejos y vamos a detallar cada uno de ellos:

APRENDIZAJES SIMPLES:

También llamados sistemas simples no asociativos, ya que no precisan de ninguna asociación previa a uno o dos estímulos.perro+aprender+escuela

  •  Habituación

Consiste en presentar de forma continuada un estímulo de manera que no presente valor alguno para el sujeto.

Para el perro que vive en el campo de tiro el ruido del disparo no tendrá ningún valor debido a la presentación repetida de este durante un tiempo medio-largo.

Los seres vivos precisan de procesos como la habituación para sobrevivir en el medio, evitando así altos niveles de estrés que provocarían la gran cantidad de estímulos presentes en ese entorno.

Someter a procesos de habituación desde edades tempranas o a estímulos altamente estresantes como es el tráfico, resulta importante para cualquier perro que deba vivir en ciudad.

Una falta de habituación y una mala reacción al medio urbano dificulta la convivencia con un perro de compañía que muestra acusadas respuestas ante determinados estímulos.

  • Sensibilización

Consiste en presentar repetidamente el estímulo de forma que el organismo manifiesta una respuesta cada vez más ansiógena.

Esta suele ocurrir cuando exponemos a los perros a un estimulo X y no conseguimos que lo gestione correctamente.

APRENDIZAJES COMPLEJOS

Este tipo de aprendizaje se basa en la asociación de dos o más estímulos. Entre ellos se diferencia el condicionamiento clásico y condicionamiento instrumental u operante.

Condicionamiento clásico

Iván Paulov, fisiólogo ruso del siglo pasado, durante un experimento en el que investigaba el proceso de digestión  realizó un importante descubrimiento que es fundamental para intentar entender cualquier tipo de aprendizaje.

Paulov  suministraba polvo de carne y analizaba el proceso de digestión en un grupo controlado de perros que tenía en su laboratorio. Este observo que cada vez que entraba en el laboratorio con tan sólo su presencia los perros salivaban. Entonces procedió a realizar el siguiente experimento: suministraba polvo de carne a la vez que hacía sonar un zumbador, tras multitud de repeticiones, con tan solo el sonido del zumbador los perros salivaban sin que para ello fuera necesario la presencia de la comida.

Descubierto esto, presento su famosa Ley del Condicionamiento: dos sucesos que ocurren a la vez quedan emparejados tras sucesivas repeticiones.

En este caso los estímulos los podemos dividir en:

EC = estímulo condicionado: aquel que por si mismo no significa nada a menos que vaya asociado a uno incondicionado. Por ejemplo cualquier orden que le demos a nuestro perro, si no la hemos asociado antes, no tendrá significado alguno.

EI = estimulo incondicionado: aquel que por si mismo provoca una respuesta. El estímulo incondicionado no necesita de ningún otro estímulo para provocar una respuesta. En el caso de Paulov, la carne sería el EI, ya que la carne por si sola produce salivación.

RI = respuesta incondicionada: esta respuesta es provocada por el EI.

RC =aquella obtenida posteriormente por el EC y es prácticamente igual a la RI.

  • Tipos de condicionamiento:

Desde el punto de vista del momento en el que se combinan el EC y el EI para producir una respuesta, el condicionamiento puede ser:

Simultaneo: EC y EI se presentan a la vez y acaban juntos. No consiguen un buen condicionamiento y, por lo tanto, ausencia de respuesta excitatoria.

De huella: el EC se mantiene hasta la aparición del EI. Se produce poco aprendizaje y cuanto más larga sea la huella, pero.

Demora corta: es el condicionamiento más efectivo, donde se produce más respuesta excitativa. Cuanto más corta, mayor será la asociación. Este tipo de condicionamiento es el que da mayores y más efectivos resultados.

Demora larga: resulta eficaz en tanto y en cuanto no pase demasiado tiempo.

El condicionamiento clásico nos resulta útil a la hora de entender reacciones emocionalmente condicionadas y todas aquellas acciones no voluntarias por parte del sujeto. Nuestro mundo esta rodeado de acontecimientos de condicionamientos clásicos. Los olores por ejemplo nos trasmiten sensaciones diferentes, lo que nos provoca respuestas de miedo, alegría, tristeza, inseguridad.

En el momento en el que nos interesa trabajar sobre la voluntad del individuo, este tipo de condicionamiento nos resulta insuficiente y por ello recurrimos al condicionamiento instrumental.

  • Generalización

La respuesta se obtiene a través de estímulos diferentes, pero con elementos comunes con cierta semejanza.

Este proceso puede jugar un papel a nuestro favor o ponerse en contra.

La generalización es muchas veces la base del adiestramiento. Necesitamos que el perro generalice para que efectúe su obediencia y los ejercicios aprendidos en cualquier situación.

Así pues, el objetivo de cualquier adiestrador es que el perro sea capaz de generalizar y poder desarrollar aquellas ordenes, aprendidas de forma previa, en cualquier situación a medio.

  • Discriminación

Ocurre cuando leves variaciones  en el EC pueden provocar diferentes respuestas condicionadas.

También la discriminación resulta vital. El perro tiene que aprender a diferenciar situaciones y comandos, aunque a veces pequeñas variaciones entre estos, como un pequeño cambio de entonación, puede provocar que el perro no responda.

Cambios de entorno pueden hacer que el cánido, animal situacional por naturaleza, no responda de la manera que esperamos, ya que diferencia entre su pista de entrenamiento y otros lugares.

Condicionamiento instrumental u operante 

Fue B.F.Skinner  (1904-1990), padre del condicionamiento instrumental, que experimento con su famosa “caja” en la que una rata obtenía comida a través de una palanca.

El condicionamiento operante se basa en que la conducta es el instrumento para obtener lo deseado, también puede añadirse  y para evitar lo indeseado.

Todos desde que nacemos vamos adaptando nuestra conducta para conseguir objetivos o evitar situaciones, basándonos en las experiencias vividas. Por ejemplo a la pregunta de por que trabajamos, la respuesta normalmente es por dinero o por satisfacción. Pero  de una deforma no consciente también está ahí la existencia de situaciones negativas que queremos evitar, como trabajar para no pasar hambre, que no nos corten la luz o para no ser un marginado entre otras cosas.

El aprendizaje juega un papel predominante en nuestras: acciones, a pesar de la importancia del bagaje genético.

Nuestras vidas al igual que la de nuestros perros se ven mediatizadas por todas las influencias externas que recibimos desde la más temprana infancia.

 

 

Rubén Manzano Díaz

Educador canino y Técnico en TAA

Anuncios

Tu opinión es para nosotros lo más importante, déjanos tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s